Gerrit Cole exhibió joya de picheo para llevar a Houston a la Serie de Campeonato

El dominio del abridor Gerrit Cole y el bateo oportuno y productivo del segunda base venezolano José Altuve permitieron a los Astros de Houston vencer con comodidad (6 a 1) a los Rays de Tampa Bay, en el quinto y decisivo partido de la Serie Divisional de la Liga Americana.

Los Astros enviaron el mensaje de que «están listos por tercer año consecutivo» para seguir luchando por llegar a la Serie Mundial y todo gracias a una labor excepcional de Cole, que se convirtió en la gran figura del equipo de Houston.

Cole estuvo intratable durante los ocho episodios que se mantuvo en el montículo para silenciar por segunda vez en la serie a los Rays, que habían logrado empatar la serie después de castigar al estelar Justin Verlander en el cuarto juego.

Pero nada de eso sucedió con Cole (2-0), quien abanicó a 10 bateadores, lo que le permitió establecer una nueva marca en las Grandes Ligas con 11 partidos consecutivos de 10 o más abanicados en su haber.

Cole, de 29 años, necesitó apenas 12 lanzamientos para superar el octavo episodio y llegar a los 107, pero el manager de los Astros, A. J. Hinch, no quiso correr riesgos y utilizó al cerrador mexicano Roberto Osuna.

Osuna respondió de la misma manera al sacar los últimos tres «outs» del partido y asegurar la victoria de los Astros, que esperarán el sábado en su campo, el Minute Maid Park, a los Yankees de Nueva York, ganadores de la otra Serie Divisional por barrida (3 a 0) frente a los Mellizos de Minnesota.

Ambos equipos, los Astros con 107 victorias en la temporada regular y los Yankees con 103, son, sin discusión, los dos mejores de la Liga Americana. El duelo por el banderín de la Liga Americana se presenta titánico con dos equipos con alineaciones potentes que pueden anotar muchas carreras y lanzadores dinámicos.