Diego Ricol: Sin Bryce Harper, Washington disputará su primera Serie Mundial

La organización de los Nacionales de Washington comenzó la temporada de las Grandes Ligas con una baja sensible, debido a que su jugador emblemático Bryce Harper decidió firmar un contrato –el más lucrativo en la historia de Las Mayores por unos días- de 330 millones de dólares y 13 años con los Filis de Filadelfia.

Quizás el “niño mimado” de Washington se cansó de perder en postemporada, luego de que el equipo de la capital estadounidense perdiera cuatro series divisionales, y no hay nada que reprocharle a un ser humano con deseos de superación y gloria.

Frente al potencial del núcleo joven de los Bravos de Atlanta y las contrataciones de Filadelfia, Washington registró muchos contratiempos al inicio de la campaña para mantenerse en la lucha por el banderín del este de la Liga Nacional, incluso, la gerencia pensó en despedir al mánager estadounidense de origen boricua Dave Martínez.

Pese a ser una figura apetecible para el marketing, Harper vivó una temporada de altas y bajas, en la cual llegó a perder la paciencia y recibió hasta los abucheos de los fanáticos que lo recibieron como una “súper estrella” a principios de marzo.

El guardabosque de 26 años percibió en 2019 un salario de más de 11 millones de dólares, montó que aumentará a 27 millones desde 2020 hasta la campaña de 2028 y finalizará sus últimos tres años de acuerdo cobrando un poco más de 23 millones de “billetes verdes”.

Rumbo al “Clásico de Otoño”:

Washington apretó el acelerador y se convirtió en el equipo más “caliente” al finalizar la ronda regular, aunque no fue suficiente para destronar a los Bravos de Atlanta de la primera posición. Sin embargo, los dirigidos por Martínez lograron obtener un “último llamado” al lograr ubicarse como uno de los dos equipos a disputar el juego de comodines del “viejo circuito”.

Con el historial de derrotas en el subconsciente, el equipo capitalino afrontó el decisivo partido frente al conjunto de los Cerveceros de Milwaukee, que no contó con su Jugador Más Valioso, Christian Yelich, por estar lesionado de la rodilla derecha.

El lanzador Max Scherzer recibió par de cuadrangulares y nuevamente tuvo una salida para el olvido en postemporada, situación que avivó los malos recuerdos en los aficionados de los Nacionales, pero en el momento cumbre el dominicano Juan Soto conectó un sencillo en la parte baja de la 8va. entrada para completar una histórica remontada de Washington.

Después de superar esa prueba de fuego, la novena nacional tuvo que medirse ante los Dodgers de Los Ángeles en la Serie Divisional, equipo que ganó 106 partidos durante la ronda regular y buscaba obtener revancha de las últimas dos Series Mundiales perdidas.

Si bien estuvieron dos veces abajo en la contienda y en el 5to. y definitorio encuentro, los bates de Washington sacudieron todo su poder –nuevamente en el 8vo. capítulo- en esta oportunidad frente a los lanzamientos de Clayton Kershaw y Joe Kelly –en la 10ma. entrada- para amarrar de forma heroica su boleto a la Serie de Campeonato.

Novena encendida:

Ya en la fase final de la Liga Nacional, Washington no tuvo mayores contratiempos, gracias a la actuación de su cuerpo de abridores comandados por el venezolano Aníbal Sánchez y Stephen James Strasburg, para vencer en cuatro choques a los Cardenales de San Luis.

Tras conquistar el cetro de la nacional, la tropa capitalina ganó 16 de sus últimos 18 partidos, muestra de lo encendido que se encuentra el equipo justo en el momento clave, es decir, donde hay que separar, como se dice en el largo o jerga, a los “niños de los hombres”, mientras el estimado Harper tendrá que ver la Serie Mundial por televisión.

Te puede interesar: